autocasiónPostventa Banher Motor

¿ TRATAS BIEN A TU COCHE?

10 malos hábitos que no le sientan nada bien a tu coche

Todos tenemos manías al volante. Hábitos o costumbres que, en ocasiones, pueden tener consecuencias en el rendimiento y la durabilidad de nuestro coche. Si te reconoces en alguno de los hábitos de esta lista, pon atención, porque cambiar tu forma de actuar te ayudará a alargar la vida de tu coche y a ahorrarte más de una visita al taller (y algún que otro euro).
  1. No realizas un buen mantenimiento.

       Cambiar el aceite, los filtros o los líquidos con regularidad te ayudará a evitar averías y mantener vivo tu coche por más tiempo.

2. Usar neumáticos gastados o con la presión incorrecta. 

Si tus neumáticos están demasiado desgastados (el relieve está por debajo del 1,6 mm), demasiado hinchados o desinflados, no solo podrás jugarte una avería sino que además estarás poniendo en peligro tu seguridad

3. No lavar a menudo el coche

Nunca dejes que tu coche esté tan sucio como para poder escribir mensajes sobre la carrocería. Este polvo, junto a otros factores exteriores, pueden deteriorar la pintura que terminará quedándose pálida y descolorida.

4. Conducir dando acelerones

No solo consume más combustible sino que, a la larga, hará que el motor, la transmisión y el sistema de frenos se deterioren más rápido de lo normal.

5. Conducir a bajas revoluciones

Esto hará que el motor trabaje sin vueltas suficientes para llegar a su par máximo, causando problemas en el cigüeñal, las bielas, los cojinetes de biela y la bancada.

6. Conducir con el coche en reserva. 

El nivel de carburante debe mantenerse para garantizar la lubricación y el enfriamiento de la bomba de combustible.

7. Abusar de los frenos

Pisar el pedal del freno por tiempo prolongado en bajadas acelera el desgaste de las pastillas y los discos, provoca deformaciones en estos últimos y crea vibraciones en el volante. Lo mejor en pendientes acusadas es que utilices relaciones de cambio cortas o el freno motor bajando de marcha.

8. Abusar del embrague

Esta práctica produce fricciones internas que afectan al disco y a todas las piezas asociadas al embrague, provocando que se desgaste en mucho menos tiempo.

9. Arrancar el motor en frío

Cuando arrancas el coche, el motor requiere algunos segundos para que el aceite, alojado en el cárter, llegue al circuito y alcance la temperatura adecuada. Lo ideal sería esperar un minuto antes de comenzar a circular e ir acelerando de manera progresiva para evitar el desgaste que produce al acelerar el motor en frío.

10. No tener cuidado con los bordillos

Procura no dejar el coche estacionado encima de bordillos ya que esta práctica puede dañar los neumáticos, las ruedas y la suspensión debido al peso del vehículo. Además de esto, debes de tener cuidado en el momento del estacionamiento para no golpear el bordillo con las ruedas ya que esto producirá un desgastamiento de las gomas, perdiendo resistencia a los reventones, y podrá desequilibrar la suspensión.